Piedra preciosa Serafinita

Piedra preciosa Serafinita
5 (100%) 1 vote[s]

Piedra preciosa Serafinita, su nombre hace alusión a un Arcángel, “Serafín” que significa el ardiente quien gobierna con la más alta distinción de los Ángeles, como su nombre lo describe la serafinita es la piedra asociada al fuego, luz e iluminación, se utiliza para limpiar y purificar espacios, al igual que para la manifestación y acelerar la transformación en cualquier ámbito.

Ayuda a la auto curación en las personas que poseen esta gema o piedra, asi como también ayuda a la manifestación del amor de forma intensa y apasionada, ayuda a erradicar la energía negativa y es perfecta para superar las dificultades a nivel de parejas, ya que posee un efecto limpiador sobre el chakra del corazón.

Piedra preciosa Serafinita

Piedra preciosa Serafinita

El nombre romántico le ha dado a la serafinita reputación como gema curativa y su asociación con los ángeles, se dice que es buena para los nervios y células cerebrales.

Este mineral es muy común encontrarlo en las formaciones de las rocas metamórficas, siendo el principal componente de las pizarras cloríticas, siendo asi el mayor componente en las rocas metamórficas a su vez, como ya observamos el un mineral muy importante en la naturaleza de estas rocas como producto de alteración hidrotermal de minerales y silicatos de hierro y magnesio.

La serafinita es de color verde con destellos oscuros en su superficie remarcado con un brillo Plateado, causado por inconclusiones en la mica de la gema.

Los yacimientos de este mineral se encuentran principalmente en los Estados Unidos de américa, específicamente en Pensilvania, Nueva Jersey, Nueva York y Arizona. Asi como también en países del viejo continente como España, Rusia, Turquía e Italia.

Origen piedra Piedra Serafinita

Siendo en West Chester – Pensilvania en el año 1851 por primera vez identificada en América como mineral clinocloro, pero su descubrimiento se produce en La Serafinita se extrae en un área limitada del este de Siberia, en Rusia. Fue descubierta por el mineralogista ruso Nikolay Koksharov en el año 1826.

El clinocloro pertenece a un grupo numeroso de minerales denominados cloritas, que se forman por alteraciones de origen hidrotermal y metamórfico de silicatos de hierro y magnesio en la corteza terrestre

Su composición al igual que muchos minerales calificados como gemas, aparte de ser un hidróxido está compuesto por un silicato de aluminio, hierro y magnesio como ya antes habíamos mencionado en el presente post.

La roca es considerablemente suave, posee una dureza que varía entre los 2 a los 2.5 en la escala Mohs como todos los cloritos, la serafinita exhibe un clivaje perfecto en una dirección. Cuando se le pule, la serafinita presenta un brillo perlado y vítreo.

La serafinita posee una densidad que se establece entre los 2.55 a 2.75, muy similar al rango que presenta el berilo y el cuarzo.

Debido a su considerable suavidad, la serafinita es una gema que va mejor con un coleccionista que la mantenga intacta y que sepa cuidar su valor y la aprecie en todos sus rasgos, lo que hace sumamente vistosa a la serafinita es la apariencia de la unión de sus cristales de fibra plateada, que forman patrones que se asemejan a las plumas que encontramos en las alas de algún ave.

Algunos remedios populares que se le pueden atribuir a esta gema blanda y de color verde es que es la indicada para alinear el cuerpo físico con el espiritual y a su vez con la energía de la luz.

Las impresiones psíquicas que esta gema puede generar es la eficaz restauración celular y puede provocar oleadas de energías curativas y regeneradoras de manera pura, funciona como un disparador alejando los viejos males y atrayendo energía positiva a nuestro ser interno.

Esta roca es muy utilizada y mencionada por los amantes de ancestral arte chino como lo es el feng shui, donde se utiliza de la siguiente: se coloca en la zona noreste de la habitación para el cultivo de uno mismo, en la parte sureste para los socios de trabajo y las relaciones bien sea de parejas o laborales que puedan presentar una ligera variación a la hora de tomar decisiones como pareja o como grupo. En esta misma zona para despejar o eliminar la energía negativa en cualquier habitación que presenten estas cargas malignas o simplemente para terminar de purificar ambientes.

Ya antes mencionamos el vínculo que posee esta gema con el arcángel y su legión de ángeles al servicio de Dios acompáñame.

Los serafines son de acuerdo a la teología cristiana, los primeros nueve coros o ángeles que están al servicio de Dios y pertenecen al orden de ángeles con mayor jerarquía en el paraíso y en la tierra, es decir los representantes del Supremo.

Estos “guardianes” como las personas los llaman en ocasiones se dice que son los que custodian el trono de Dios y están en constante alabanza cantando el trisagio hebreo.

La creencia cristiana es que los “serafines” se caracterizan por el ardor y la pasión por el amor que sienten de hacer el bien y la pureza de las cosas divinas.

Por elevar a Dios a los espíritus de menor jerarquía. Se les conoce como “las flameantes llamas del rayo”, “rayos de fuego del amor” o “llamas ardientes”. Cantan sin cesar la música de las esferas, regulan el movimiento de los cielos y son la vibración primordial del amor.

Los serafines son seres que pueden ser vistos solo por quienes son “elevados” a una dimensión superior, es decir, un estado en el que el cielo “se abre para ellos” (Ezequiel 1:1; Ap 4:1,2; 19:11)

En pocas palabras los serafines son los ministros de Dios, en la biblia son representados como seres alados y de grandes dimensiones que los envuelve una luz característica alrededor de su cuerpo o silueta.

En las escrituras se representa a los serafines como seres hermosos, con 3 pares de alas con ojos enormes que cubren el rostro y el cuerpo para protegerse del resplandor inimaginable emitido por Dios.

Se dicen que al mismo tiempo se encargan de proteger a los mortales de las energías malignas provenientes de infierno que pueden perjudicar a las personas, estos seres alados tienen el poder de desterrar del reino de Dios a cualquier criatura que no pertenezca allí.

Los gnósticos afirman que fueron los serafines en su forma de fuego quienes redujeron a cenizas la ciudades de Sodoma y Gomorra, bombardeando la ciudad con bolas de fuego, y son mencionados por primera vez en Hebreos, uno de los libros más antiguos del Nuevo Testamento.

Función y responsabilidad:

Función y responsabilidad

No se menciona la cantidad de serafines, pero se dice que estaban clamando uno al otro, lo que permite entender que se hallaban a cada lado del trono declarando la santidad y la gloria de Jehová en canción antifonal, es decir, uno (o un grupo) repetía después del otro la declaración: “Santo, santo, santo es Jehová de los ejércitos.

La plenitud de toda la tierra es su gloria”, o respondía con una parte de ella al otro. (Compárese con la lectura de la Ley y la respuesta del pueblo, en (Dt 27:11-26.)

Con humildad y modestia ante la presencia del Supremo, cubrían sus rostros con uno de sus tres pares de alas, y como estaban en un lugar santo, cubrían sus pies con otro par en debido respeto al Rey celestial. (Isa 6:2, 3.)

El clamor de los serafines con respecto a la santidad de Dios muestra que tienen que ver con la declaración de su santidad y el reconocimiento de su gloria por todo el universo, lo que abarca la Tierra. Uno de los serafines tocó los labios de Isaías con un brasa relumbrante del altar para limpiar su pecado y su error.

Tal acción puede darnos un indicio de que su trabajo está relacionado en cierta medida con la limpieza del pecado del pueblo de Dios, en virtud del sacrificio de Jesucristo sobre el altar de Dios. (Isa 6:3, 6, 7.)

Su forma:

La descripción de los serafines con pies, alas, etc., debe entenderse de manera simbólica. Su semejanza a la forma de criaturas terrestres solo representa algunas de sus aptitudes o de las funciones que realizan, tal como a menudo Dios habla simbólicamente de sí mismo como si tuviera ojos, oídos y otros rasgos humanos.

El apóstol Juan muestra que ningún hombre conoce la forma de Dios al decir: “Amados, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que seremos. Sí sabemos que cuando él sea manifestado seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es”. (Jn 3:2.)

Bueno amigos creo que ahora entendemos las características de esta gema tan importante como lo es la serafinita y la calidad que debe tener dicha gema para ser portadora de un significado tan grande como el que posee.

Debido a estas razones tan inusuales y tan interesantes a su vez, la serafinita es considerada una joya de gran valor, tanto en lo espiritual como monetario, a lo cual esta roca tiene a mi parecer una bonita referencia, debido a la conjugación y comparación con la jerarquía de los ángeles del paraíso y que sé que a muchas personas les encantara.