Polariscopio de bolsillo

Polariscopio de bolsillo, hay una tendencia en el ser humano, la cual no podríamos datar con exactitud si nos adentráramos a indagar en sus génesis, de hecho, se podría decir que es una conducta innata en los humanos, y es la de copiar o imitar algo o a alguien.

Polariscopio

Polariscopio

Si bien esto parece ser un poco trivial, la verdad es que científicos han determinado que tal vez esta conducta influyó de tal manera en la evolución de nuestra especie, que quizás sea la razón del cómo y por qué hoy seguimos aquí.

La capacidad de imitar y de copiar objetos o patrones de conducta de otras especies mejores adaptadas, sin duda fue un gran avance de nuestro neocortex, permitiendo desarrollar herramientas e instrumentos que nos hacen la vida un poco más sencilla, que como sería sin ellos.

Hoy en día, el mercado y la economía mundial, se manejan y se mueven bajo la premisa de la oferta y la demanda, que a su vez están determinadas por la competencia del mercado, que no es nada más, que la elaboración de productos similares, copias de otras ideas acerca de un producto que posteriormente sale a la venta y tiene éxito, al punto que otros empresarios optan por repetir la fórmula.

Bajo estos principios muchos han llegado a construir grandes emporios mercantiles reconocidos a nivel mundial, a tal grado que son parte de los motores que impulsan la economía del globo entero, por lo que podría decirse, que la tendencia a imitar y a copiar no es del todo mala.

Pero, ¿por qué tanto estigma, a todo aquello que se considera “copia”? pues este término se utiliza cuando se hace referencia a un producto que, lejos de poseer características dignas de lo que representa, es solamente una fabricación barata y de muy poca calidad.

Es aquí en donde la palabra “copia” en un contexto comercial, equivale a fabricaciones menos duraderas, efectivas, y de calidad, por lo que, por supuesto se venden a muy bajo costo.

Cuando estas copias, son fabricadas de un modo tal, que pueden pasar fácilmente como productos originales, es donde el término cambia a falsificación.

Para este tipo de práctica ilegal, se han desarrollado diversos mecanismos que permitan detectar efectivamente cuando se está frente a una pieza original o una falsificada; y hay un mercado, en donde la falsificación se ha vuelto un negocio rentable, pues cada vez las piezas que se elaboran son más y más parecidas a las verdaderas, y este es por supuesto, el mundo de las piedras preciosas.

Al ser un mercado que maneja muchísimo dinero, los falsificadores buscan de hacerse de una parte del pastel, sin invertir ni esforzarse demasiado. Una de las herramientas que se utilizan, entre otras cosas, para detectar falsificaciones en gemas de la talla de diamantes o rubíes, es el polariscopio;

un aparato capaz de brindar la posibilidad de observar la estructura interna de la gema, en la cual se puede notar si esta es de refracción doble o individual, descartando de inmediato, alguna posible falsificación de la gema.

Polariscopio de bolsillo

Polariscopio de bolsillo

Un polariscopio de bolsillo es un instrumento que se utiliza en el trabajo con piedras preciosas, ya que este permite observar si hay tensiones internas en la piedra preciosa, o para determinar la composición morfológica de esta.

Esto se logra a través del uso de dos lentes polarizados que se encuentran en el aparato, principal razón del nombre “polariscopio”.

La versión portátil de este aparato suele usarse con una linterna, que viene adjunta a la compra de la herramienta, la cual se coloca en una parte del dispositivo diseñada para sostenerla, de esta manera se ilumina la gema y la luz permite observar con claridad las características que se deseen determinar.

A través de los lentes polarizados que incorpora la herramienta, esta puede convertir la luz blanca en una fuente de luz polarizada, la cual posteriormente será dirigida a continuación a través de una gema en particular o inclusive un fragmento de vidrio para determinar la tensión interna de estos materiales.

En este punto los niveles reales de tensión, denominados como grado de templado; se pueden determinar de forma sencilla, mediante la comparación de los colores que presentan durante la prueba.

La observación de estas características es determinante al momento de examinar una gema en particular por varias razones;

no solo es el hecho de corroborar la autenticidad de la piedra, sino que las tensiones y composición del mineral, arroja datos relevantes para el estudio del mismo, por lo cual, generalmente, el examen con un polariscopio es uno de los primeros pasos que se realizan a una piedra preciosa como parte de la observación y análisis correspondientes.

Existen otras versiones del polariscopio un poco más robustas y menos portátiles, estas se usan no solo para hacer estudios a gemas sino también al vidrio, para determinar imperfecciones, desgaste, templado  o tensión que este puede tener al momento de salir de la fábrica o luego de un tiempo determinado en el cual se examina su deterioro.

Estas versiones más grandes se manejan bajo el mismo principio: lentes polarizados y una fuente de luz igualmente polarizada las cuales pasan a través del material de observación.

Consideraciones del polariscopio

Consideraciones del polariscopio

La gama de instrumentos que se utilizan en los laboratorios destinados al estudio de las piedras preciosas son varios, desde el estudio de su estructura, hasta los minerales que lo conforman, son parte de los aspectos a los cuales se han desarrollado herramientas para su estudio específico, esto se debe, podríamos decir, a que las gemas son materiales que fascinan al ser humano, por lo tanto no pasan desapercibidas ni en el ámbito comercial y mucho menos en el científico.

El estudio de estas piedras cristalizadas, no solo aporta conocimientos a esta disciplina, sino que a lo largo de investigaciones, se ha podido descubrir y estudiar fenómenos geológicos que se dan en nuestro planeta y de los cuales no éramos conscientes o se sabía muy poco.

Por esta y otras razones, son investigaciones que no se toman a la ligera, sino que a medida que el tiempo transcurre y la tecnología avanza a pasos agigantados, se busca la manera de mejorar los estudios y las investigaciones que ya se realizan, a la vez que se construyen mejores y más potentes instrumentos de laboratorio para estos fines.

El polariscopio de bolsillo es la evolución portátil y potente de un polariscopio tal como se conocía antes, un aparato un poco pesado y robusto, aunque con buenos resultados en sus observaciones.

El polariscopio de bolsillo permite llevar el laboratorio de estudio más allá de las paredes que lo conforman, pudiendo desplazar y transportar fácilmente los instrumentos del lugar, a otros sitios, haciendo la investigación más abierta, de campo, con más probabilidades y oportunidades y por supuesto, por qué no, más interesante.

Este no ha sido el único instrumento de gemología que se ha vuelto más pequeño y compacto, sino que hasta la fecha, se puede decir que prácticamente todos los instrumentos que se utilizaban y que eran de un tamaño más o menos considerable, tiene por lo menos un modelo equivalente en un  tamaño mucho más portátil y compacto, lo que demuestra que la tecnología avanza y que a su paso, se ha unido también a la ciencia del estudio de las piedras preciosas a lo largo del mundo.

Es bastante práctico para un investigador poder tener sus herramientas e instrumentos al alcance la mano, en este caso del “bolsillo” de manera que el estudio se realiza de manera más fluida y al instante en, virtualmente cualquier lugar.

El diseño de este instrumento permite tener la precisión y confiabilidad de lentes polarizados de alta calidad y de una linterna lo suficientemente potente para iluminar correctamente la muestra. En cuanto al sistema de corriente, solo hacen falta dos pilas AA para alimentar la luz de la linterna, y ¡ya está! Con esto tendremos el instrumento listo para ser utilizado sin más aparataje.

Conclusiones

El polariscopio de bolsillo hoy está disponible en varios modelos, pero la mayoría tienen las mismas prestaciones y ofertas al comprador en cuanto a los elementos que incorporan al momento de la compra del mismo.

Por ejemplo, el polariscopio de bolsillo se puede adquirir con una funda de mano o una cubierta de cuero en el cual se guarda el aparato y al mismo tiempo sirve para su traslado. Generalmente las pilas no vienen incluida en la oferta pero existen algunos lugares en internet, en las tiendas virtuales, en donde estas pueden estar incluidas en la compra del producto, por lo que nunca está de más sentarse un momento a examinar unas cuantas páginas de internet.

El precio del polariscopio de bolsillo oscila entre los 130 y 200 Euros, lo que sería un equivalente a 175 a 270 Dólares americanos respectivamente, lo cual es un precio bastante estándar y accesible para la mayoría de las personas que deseen trabajar o que ya se encuentran en el campo del estudio de las gemas y de las piedras preciosas.

 

Polariscopio de bolsillo
Rate this post