Piedras de buenas energías

Piedras de buenas energías, Obsidiana gris, Esta es sin duda una piedra cuyas energías aporta grandes beneficios para las personas que son autosuficientes, pero que en ocasiones les cuesta expresar sus emociones y sentimientos más profundos, permite exteriorizar todo lo que intenta ser ocultado.

Piedras de buenas energías

Piedras de buenas energías

Las personas que más necesitan de la obsidiana gris, son aquellas personas con una afinidad muy marcada hacia lo espiritual y que anhelan en demasía conseguir protección divina.

Es la piedra indicada para cerrar ciclos inconclusos y superar viejos traumas del pasado que han sido puestos en segundo plano y que por lo tanto impiden la evolución del proceso de desarrollo que lleva a un individuo a ser una persona integral, ya que desempeña el rol de protector del aura.

Obsidiana arco iris.

Las buenas energías de la obsidiana arco iris tienen el poder de desbloquear las cargas  provocadas por las emociones que se estancan en el cuerpo como es el caso de la tristeza, el resentimiento, la ira y el miedo que provocan una especie de presión en el pecho y a veces dificultan respirar correctamente.

Funciona bien como ayuda para aquellas personas que sufren de agobiantes episodios de inseguridad, los cuales no les permiten sentir confianza en las demás personas en su entorno.

También ayuda cuando el nivel de resistencia física se encuentra deteriorado, cuando la persona se halla en un estado de agotamiento extremo y se le dificulta seguir adelante, siente que su ritmo de vida actual lo está dejando atrás y que ya no puede seguirlo.

Ojo de tigre.

El ojo de tigre es de gran ayuda para las personas miedosas que carecen de confianza en sí mismos y que se encuentran en un estado de angustia constante.

Genera una mejora significativa en la autoestima de aquellos que sufren por algún trauma del pasado, ya que ayuda a mejorar la percepción de uno mismo y renovar el ámbito social, permitiendo relacionarse mejor con otras personas.

Trabaja eficazmente para recobrar la fe y la esperanza en aquellas personas que sienten que la han perdido o que simplemente dejaron de creer, causando la aparición dudad y miedos.

Ojo de halcón.

El ojo de halcón transmite muchas buenas energías para ayudar a las personas a determinar quiénes son realmente y a saber que hay dentro de sí mismos, para que de tal forma sean capaces de modificar aquellos aspectos que lo ameriten, y que así puedan finalmente te tengan lo necesario para vivir en suma paz y armonía.

Esto la hace una piedra de gran utilidad para reconocer el mensaje que hay detrás de cualquier síntoma del organismo, que intente advertirnos de alguna dificultad que esté presente y que intervenga con su correcto desempeño.

Es por ello que generalmente se la asocia con la estereotípica imagen de una persona culta, tiene la capacidad de hacer que todas las cosas tenga una mayor relevancia  para los seres humanos.

De igual forma es muy recomendable debido a que posee magnificas propiedades para guiar a las personas que tienen dificultades cuando se trata de hacer las tediosas actividades más comunes, brindándoles la oportunidad de tener un mejor desempeño en todas las funciones humanas.

Ónix negro.

Esta piedra posee energías que hacen posible la liberación de la presencia de cualquier tipo de negatividad existente, originada por pensamientos negativos propios o por la influencia de entes externos. En tal sentido, ayuda a combatir el miedo y el sufrimiento, en especial a nivel físico.

Es sumamente de ayuda para las personas con extenuación intelectual o de gran agotamiento mental y físico. Tiene un significativo efecto depurativo de toxinas en el organismo.

Ónix amarillo.

El ónix amarillo concentra toda su energía y la lleva al plano físico y representa la conciencia en el campo terrenal, consiguiendo un equilibrio energético.

Su energía trabaja desde el origen, transformando los aspectos negativos que ya no se desea que formen parte de uno y que tienen una vinculación directa con lo que está oculto en lo más recóndito de nuestro ser.

Por consiguiente, es aconsejable su uso para la nostalgia que generalmente viene acompañada de cuadros depresivos y mucho sufrimiento, y en general para aquellas personas que son propensas a padecer de enfermedades de esta índole.

Ópalo.

La energía del ópalo aporta imperturbabilidad, fuerza y felicidad a las personas que más lo necesitan. Además permite ampliar el conocimiento y aumenta la fuerza del pensamiento, ya que es capaz de aclarar la mente y expandir la intuición.

Apacigua la tristeza y las dolencias, abre la puerta del corazón facilitando la llegada del amor verdadero predestinado a cada quien, siendo éste el lazo amoroso más fuerte que se puede desarrollar, debido a que así lo decidió el universo.

Peridoto u olivino.

El peridoto se considera una piedra cuyas buenas energías protegen el aura. Antiguamente las personas creían que esta piedra era capaz de  alejar a los malos espíritus, a su vez la consideraban la piedra de la vida, el dinero y la felicidad.

Tienen un grandioso efecto capaz de purificar el interior, ya que se encarga de contrarrestar las toxinas a todos los niveles posibles, ya sea físico, psicológico o espiritual.

Asimismo difumina las cargas, la culpa y los prejuicios. Además  permite desligarse de personas que resulten toxicas, cuya compañía no sea beneficiosa para el individuo.

Funciona como puente de conexión de las energías propias con las superiores, permitiendo entender el destino y propósito espiritual que define a un individuo.

Aleja los sentimientos negativos como la desconfianza, el rencor y la furia. Reduce el estrés cotidiano que acarrean las jornadas laborales y un estilo de vida que requiera estar en constante movimiento, sin descanso alguno más que para dormir y así evitar que el cuerpo llegué a su límite resultando en un colapso.

Esta piedra, de la misma manera, permite dar un rápido vistazo al pasado para así reparar en lo que estuvo mal hecho y aprender los errores para un mejor desenvolvimiento en futuras experiencias.

De tal manera, seguir adelante con energías totalmente nuevas y así  hacer los cambios precisos para alcanzar la felicidad y el bienestar espiritual.

Perla.

La perla es considerada como una de las piedras más relevante cuando se trata de la transmisión de las buenas energías y transmutación de esta en sentimientos y emociones altamente beneficiosas para la mente y un equilibrio emocional adecuado.

Principalmente porque incrementa los niveles de tolerancia que proporcionan una mayor flexibilidad a la hora de tratar con personas negativas y suministra de manera importan te instrumentos espirituales que aportan una gran relajación dejando atrás la tensión y frustración producto del intercambio de energía con dichas personas.

Por todo lo expresado con anterioridad, es necesario añadir que esta piedra es buena como tratamiento para cualquier tipo de trastorno psicológico como la esquizofrenia, paronia y personalidades múltiples.

Por otra parte, le tiende una mano a las personas perfeccionistas y ordenadas que se encuentran insatisfechas con su estilo de vida actual, por metas inconclusas o personas que estén atravesando situaciones difíciles, como la pérdida de un ser querido.

Igualmente, es capaz mediante sus grandes cualidades que no poseen limitaciones, usando su energía ultrasónica que se manifiesta a través de las vibraciones, que son beneficiosas a niveles amorosos y las hacen llegar hasta el ser amado.

Se considera como la mejor piedra para encaminar las relaciones de esta índole debido a su buena energía que está influenciada por el poder de la lunar.

Cuando se trata de la salud del organismo, aporta notorias mejorías  en el mismo, especialmente para el metabolismo y el sistema endocrino. También fortalece el cuero cabelludo, la circulación de la sangre y alivia las dolencias.

Piedra de luna.

La piedra de luna, emana buenas energías que resultan magnificas, ya que estas reciben de manera directa energía de la poderosa y mística luna. Es perfecta para las personas que desean obtener la seguridad para revelarse y dejar de ser sometidos, y liberar su alma de la opresión que les ha sido impuesta por alguien más y que les genera una gran incomodidad.

Trabaja los aspectos de la templanza proporcionando una mayor paciencia, moderación y un mejor control general de uno mismo.  Además  ayuda a mantener controlados los miedos, combate especialmente las dificultades para dormir como el insomnio.

Exterioriza los recuerdos escondidos que por algún motivo fueron dejados en segundo plano, ya sea por el dolor que provoca pensar en ello o que simplemente han sido ocultados de manera involuntaria.

Piedra del sol.

Tienen el poder de ayudar en los duros y agotadores procesos de recuperación después de recibir el tratamiento de una enfermedad, por tal motivo, esta resulta ser la piedra idónea para las personas que ameritan recobrara la confianza en sus posibilidades físicas o anímicas, en que sí pueden hacerlo.

Marcando así un nuevo comienzo que tendrá su desenlace de la mano de la piedra del sol, cuyas vibraciones consiguen energizar de la manera más rápida a las personas que más lo necesitan.

 

Piedras de buenas energías
Rate this post