Piedras preciosa perla

Piedras preciosa perla
5 (100%) 1 vote

 

La perla es una piedra preciosa, clasificada como dura con un 8 en la escala de dureza de estas. Se extrae de moluscos que se encuentran en mar y a partir de un tiempo se han empezado a cultivar para responder a las demandas del mercado porque son una piedra muy buscadas tanto por su belleza como por sus interminables poderes.

¿Qué son las piedras perlas?

perla

como se hacen las perlas, las perlas son minerales formados en esferas que se producen en el fondo del mar por moluscos, que los producen, es decir, las partículas que ingresan al cuerpo del animal terminan convirtiéndose en perlas que son las que se extraen para comercializar. Estas pertenecen a la familia de piedras de Pteriidae.

¿de donde salen las perlas?

Las partículas contienen carbonato de calcio y proteínas llamadas conchiolina, de esta fusión es donde nace el nácal que es precisamente la sustancia que permite la formación de la perla. Sin embargo, esto es todo un proceso que tarda aproximadamente 10 años en crearse.

¿Cómo son las perlas?

Están tienen gran variabilidad, es decir, no hay una forma, color o tamaño en específico. Frecuentemente su color es blanco y muy pocas veces negro.

Mientras que su forma es redonda o como se conoce comúnmente, son esferas perfectas. El brillo de esta es bastante luminoso porque proviene del náscar que es traslucido por lo tanto siempre es iridiscencia, o sea, que tiene refracción y difracción múltiple.

Simbología de la perla

La perla, aunque mayormente es redonda puede encontrarse en el mercado en forma de lagrima por lo que se dice que representa primeramente a las viudas que sufren gran dolor y son más propensas a llorar por tanta pena que las embarga.

No obstante, hay múltiples quejas de este significado. Hay quienes dices que este es un concepto erróneo, pues la perla proviene de las profundidades del mar y de un animal, por lo tanto, es un regalo de la naturaleza.

Representa en gran manera la armonización del cuerpo ya que proviene de otro cuerpo, el de un molusco. También se relaciona con la espiritualidad y lo emocional. Incluso se usa para detectar enfermedades, que se dice que sucede principalmente cuando las perlas se tornan pesadas.

Uso místico de la perla

perla uso mistico

Desde la antigüedad lo usaba para curar carencias que poseían las personas, como los problemas en las articulaciones y los huesos.

No obstante, debían usarlas aquellos que fueron puros de corazón y de alma, porque se está trabajando con una piedra de gran valor espiritual y más cuando se trataba de curar miedos, nervios y angustias porque son emociones altamente fuertes que comprometen el estado de la mente y por supuesto también el sentimental.

Asimismo, ayuda a la relajación de los músculos, lo cual también proviene de los efectos de la piedra sobre la angustia y el cansancio.

Además, limpia el cuerpo en muchos sentidos, algunos de ellos son que permiten que las personas se vuelvan leales y justas, no solo con los demás, sino consigo mismo, lo que hace mas particular a esta piedra preciosa.

También crea ambientes de paz y amabilidad, hasta donde antes era todo lo contrario, es decir, tiene gran poder de transformación en las personas y en las situaciones. Por esta razón, se considera una piedra capaz de generar paz en cualquier lugar y dentro de las personas para que puedan exteriorízalas.

No obstante, el poder de la perla no se comparte, pero sus poderes si tienen un alcance mayor que no poseen otras piedras, es decir, que sus beneficios pueden alcanzarte si estas cerca de una de estas piedras.

Incluso ayuda a nivel físico porque ayuda al fortalecimiento de las uñas y del cabello, Mientras también ayuda a la conservación reluciente de la piel, retrasando el envejecimiento de la misma. Asimismo, se usa para desordenes menstruales, como la falta o exceso de esto, también influye en menopausia y muchos otros.

Esta es una de las razones de la comercialización de la piedra en la antigüedad, porque incluso ayudaba al equilibrio emocional y hormonal de las mujeres.

Por último, hay que destacar que esta es una piedra que no puede mezclarse con otras, ni tenerlas cerca, sino por el contrario tienen que tener una distancia bastante notoria, porque al juntarse con otras desencadena fuertes vibraciones, lo que puede terminar en un desorden sentimental y mentalmente.

¿CÓMO SE FORMAN LAS PERLAS?

Dado que las concreciones nacaradas forman parte de las características de la concha en la que se forman, se deduce que prácticamente todas las especies de moluscos cuyas conchas tienen un revestimiento de nácar bien desarrollado producen perlas en mayor o menor medida.

Pero el número de estas especies es relativamente pequeño. Pertenecen principalmente a la familia de los Margaritiferae, o familia de los ostras perlíferas del mar, y a la familia de los Unionidae, o familia de los mejillones de agua dulce.

Las perlas se presentan también en algunos univalvos, pero no tan abundantemente como en los bivalvos de las familias mencionadas.

¿Pero de donde provienen las perlas?

Dicho en términos generales, podemos esperar encontrar perlas dentro de cualquier molusco cuya concha posea una superficie nacarada; y es inútil buscarlas en conchas cuyo interior sea opaco y opaco, como la ostra comestible por ejemplo.

La gran mayoría de las perlas del mercado, así como las de la más alta calidad, provienen de las Margaritiferae, ampliamente distribuidas en las aguas tropicales. Aunque se habla de estos moluscos como ostras perlas, no están relacionados de ninguna manera con las ostras comestibles (Ostrea) de América y Europa.

Hay esencialmente tres tipos de perlas: naturales, cultivadas e imitadas.

Las perlas naturales se forman cuando se introduce en una ostra, mejillón o almeja. Como mecanismo de defensa, utilizan un fluido para cubrir la  parte irritada. se deposita hasta que se forma una perla brillante.

Perlas en ostras

Una perla cultivada pasa por el mismo proceso. La única diferencia es que parte irritante en un perla implantada quirúrgicamente o un pedazo de concha llamado Madre Perla. Estas “semillas” o “núcleos” suelen formarse a partir de conchas de mejillón.

Las perlas cultivadas de calidad requieren una cantidad de tiempo suficiente -generalmente al menos 3 años- para que se deposite una capa gruesa de nácar, resultando en una perla hermosa y de calidad. Las perlas de menor calidad a menudo se han “precipitado” de la ostra demasiado rápido (a veces un año o menos) y tienen una capa de nácar demasiado fina.

Las perlas pueden proceder de fuentes de agua dulce o salada. Históricamente, las perlas de agua salada eran más redondas y tenían un mejor nácar que las perlas de agua dulce, mientras que las perlas de agua dulce tendían a tener una forma muy irregular, con un aspecto de arroz inflado que era el más prevalente.

Sin embargo, las mejoras en las técnicas de cultivo de perlas de agua dulce han reducido esa brecha, con las perlas de agua dulce ahora mostrando una gran redondez y brillo profundo.

El proceso de cultivo suele tardar varios años. Los mejillones deben alcanzar una edad madura, que puede durar hasta 3 años, y sólo entonces pueden ser implantados o recibir naturalmente un irritante.

Una vez que el irritante está en su lugar, puede tomar hasta otros 3 años para que la perla alcance su tamaño completo y espesor de nácar. De las perlas producidas, sólo aproximadamente el 5% son de verdadera calidad de gemas suficientes para los mejores joyeros, sin embargo, un granjero de perlas puede calcular que gasta más de $100 por cada ostra cultivada, ya sea que se produzca o no una perla de calidad de gemas.

Las perlas de imitación son una historia totalmente diferente. En la mayoría de los casos, una cuenta de vidrio se sumerge en una solución hecha de escamas de pescado. Este recubrimiento es delgado y eventualmente puede desgastarse.

Normalmente se puede decir una imitación frotándola sobre los dientes: las perlas falsas se deslizan sobre los dientes, mientras que las capas de nácar sobre las perlas reales se sienten arenosas. La isla de Mallorca es conocida por su industria de imitación de perlas, y el término “Mallorca Pearls” o “Majorica Pearls” es frecuentemente (aunque inexacto) utilizado para describir estos simulantes de perlas.

Tipos de perlas

Las perlas son en gran manera parecida, pero aun así tienen una pequeña clasificación por colores, las cuales son, las perlas negras que son usadas para establecer conexiones entre incluso las personas con las que se tiene más distancia;

la perla rosa que se encarga de trabajar lo relacionado con el corazón y por último, la perla blanca o color crema que por su color representa la pureza y la más bella y adecuada espiritual que se debe tener.

PERLAS DE AGUA DULCE

Las perlas de agua dulce son más conocidas por su amplia gama de formas, tamaños y colores, y sus atractivos precios.

Son producidos por los mejillones Hyriopsis cumingi, Hyriopsis schlegeli y Cristaria plicata, que viven en lagos y ríos de China y Japón. Los mejillones se injertan con trozos de tejido del manto, resultando en perlas de nácar sólido.

Perla akoya

Las perlas Akoya son apreciadas por su perfecta forma y brillo reflectante. Provienen de una ostra pequeña conocida como Pinctada fucata, o akoya. La ostra vive en las costas de Japón y China. Se implanta quirúrgicamente un talón en la gónada de la ostra junto con un pequeño trozo de tejido del manto.

PERLAS DE TAHITIANO

Las perlas de Tahití son las únicas perlas del mundo que son naturalmente negras. Las perlas raras, exóticas y lujosas de Tahití son producidas por la ostra Pinctada margaritifera nativa de Tahití y las islas Polinesias Francesas. Estas ostras de agua salada pueden crecer tan grandes como un plato de cena, resultando en perlas que van desde 8 a 18 mm de tamaño.

PERLAS DORADAS DEL SUR DEL MAR

Las perlas del sur del mar  Sea están entre las perlas más raras y valiosas del mundo. Estas valiosas perlas son producidas por la famosa variedad de oro-lip de la Pinctada maxima, a lo largo de las costas de Australia, Indonesia y Filipinas.

PERLAS BLANCAS DEL SUR DEL MAR

Las perlas blancas del Mar del Sur se atesoran por su tamaño lujoso y lustre brillante del satén. Estas valiosas perlas son producidas por la famosa variedad de los labios de plata de la ostra Pinctada maxima, a lo largo de las costas de Australia, Indonesia y Filipinas. Como las perlas más raras de la tierra, una sola hebra de estas magníficas gemas puede tomar muchos años de cosechas para ensamblarlas.

Usos estrictamente médicos de la perla

Fue principalmente usada por los chinos en tiempos remotos, que le atribuían usos médicos que debían ser llevado a cabo por curanderos, que eran los especializados en estos temas.

Gracias a la perla se podían curar fiebres, infecciones e incluso grandes enfermedades como el cáncer, la artritis, la fiebre interna, la circulación. Asimismo, ayudaba a beneficiar la reproducción y desarrollar correctamente los músculos y huesos, incluyendo los dientes.

Diferencias de la perla natural a la cultivada

Existen las piedras que se extraen directamente del molusco que es la forma natural de conseguirla y también esta la forma sintética, es decir, aquella en la que interviene el ser humano. Sin embargo, esta se puede cultivar como actualmente se hace.

La piedra natural es mucho más comercializada porque es a la que se le atribuyen los poderes que principalmente provienen de la naturaleza que los creo.

También suelen reconocerse porque son de tamaños muy diminutos lo cual hace que el poder de la perla sea más potente y eficaz.

Frecuentemente se conocen porque tienen carbonato de magnesio. Mientras las cultivadas son más grandes por lo que no se le atribuye el mismo poder místico y no son consideradas con la misma calidad.

Historia de las perlas

Desde que la primera perla fue encontrada brillando dentro de una concha, las perlas han sido codiciadas y atesoradas por los humanos en todo el mundo. Originalmente, las únicas perlas que se poseían eran perlas naturales, silvestres cultivadas por ostras y mejillones a lo largo de los años. A lo largo de la historia, las perlas eran piedras preciosas muy deseadas por la realeza, comerciantes y exploradores.

Los romanos veneraban mucho las perlas, y decretaron que sólo los hombres y mujeres de alto nacimiento podrían usarlas. Durante un breve período del Imperio Británico, las perlas también se reservaban exclusivamente para la realeza y la nobleza. Esta política parecía haber reinado a lo largo de la mayor parte de la historia, aunque no necesariamente por real decreto. El costo de las perlas era tan alto que la mayoría de la gente común simplemente no podía pagarlas.

La lujuria por las perlas envió barcos españoles al Golfo de México, Francia a la Polinesia Francesa y los británicos a Australia. Una vez allí, no desperdiciaron tiempo en cosechar tantas ostras que pudieron alcanzar.

Desafortunadamente, no todas las ostras contenían perlas, y muchas de ellas fueron simplemente forzadas a abrirse y luego descartadas cuando no se encontraron perlas. Yendo hasta los confines de la tierra para obtener estos tesoros por cualquier medio que fuera necesario, la sobreexplotación de ostras en las regiones productoras de perlas casi extinguió a estos animales. .