Los Chakras y sus piedras preciosas

Los Chakras y sus piedras preciosas, el hinduismo es una religión milenaria que a lo largo del tiempo se ha extendido más allá de las
fronteras de la India. En ese país la mayor parte de su población practica esta religión
activamente.

Se pueden observar en las calles, plazas y poblados los diferentes rituales que se
realizan en conmemoración a alguno de los casi tres millones de dioses que esta posee.

Los Chakras y sus piedras preciosas

Los Chakras y sus piedras preciosas

Al ser una religión tan politeísta, cada dios tiene un significado y un propósito en particular
para cualquier área de la vida, naturaleza, trabajo, emociones, economía, etc. Son tantos, que
los hindúes practicantes difícilmente pueden lograr o llegar a conocer cada uno de los dioses
que esta tiene, y que a lo largo de su vida no sabrán nunca de su existencia.

Las personas logran elegir a sus dioses de acuerdo a los conocimientos y rituales que se
practican de generación en generación, es decir, los padres, que ya tienen a sus dioses a
quienes sirven, generalmente pasan ese conocimiento a sus hijos, y estos a sus nietos etc. Por
ende cada familia generalmente a lo largo de su descendencia tiene la tendencia a adorar a los
mismos dioses.

Sin embargo esto puede cambiar, claro está, en algunos casos uno de los integrantes de la
familia solicita un “favor” o milagro específico de un dios en particular que no se encuentra
entre los adorados en su generación familiar. Si recibe lo que busca, terminará agregándolo a
su lista de dioses a adorar y por lo tanto tenderá a enseñar y a repetir su adoración a sus hijos,
nietos etc.

También puede darse el caso en el que el milagro es solicitado a alguno de sus dioses
ancestrales, que por alguna razón no responde a sus plegarias, o lo hace de una forma no
favorable, lo que en algunos casos genera en que la persona termine sacándolo del conjunto
de dioses que componen su ritual.

Breve reseña del hinduismo y sus bases

El hinduismo es una religión que se encuentra representada de diferentes maneras. Se puede
decir que es una religión que tiene diferentes variantes y doctrinas, las cuales todas coexisten
por igual y son respetadas dentro de su contexto.

Algunas ven a la principal dedidad como un dios impersonal, alcanzable y representable a través de la sabiduría (Brahman).

Otros no ven a este dios creador y origen de todo como alguien impersonal sino más bien personal, que debe ser venerado y honrado como tal, como a alguien que puede ver, escuchar y sentir (Brahma). Y
otra parte sencillamente no tiene a este dios como principal sino a otros dioses pertenecientes
al conjunto estos que conforman el global de sus creencias.

Uno de los aspectos más conocidos del hinduismo es la creencia de que no existe un solo
universo, sino varios, que a través del tiempo completan un ciclo de inicio y final. Por lo tanto
cada ciclo debe terminar en algún momento para dar inicio a uno nuevo. Esta creencia se ha
extendido y abarca hasta los aspectos más básicos como la vida misma.

Se cree, en base a estas creencias que el ser humano está destinado a un propósito en
específico que se basa en el tipo de obras que este realice a lo largo de su vida. Cada acción
que la persona haga tendrá una reacción a largo plazo o a corto plazo, a esta creencia de
recompensa o castigo, producto de las obras se le conoce como Karma.

En la religión hindú se cree, que el ser humano, por lo tanto será responsable de las obras que
haga aún después de la muerte; porque cabe destacar que el proceso biológico de morir no
será impedimento para evitar el Karma que este tenga, de allí la creencia de la reencarnación.

La reencarnación, según el hinduismo, es la creencia de que la vida y el alma abarcan algo más
allá del cuerpo que esta posee. Una persona vivirá, se desarrollará y posteriormente morirá
para luego volver a vivir en otro cuerpo ya sea humano o animal en donde esa alma pueda
volver a encarnarse. Se cree que las obras de la persona tendrán una importancia directa en el
momento de determinar en qué nueva forma el alma volverá a encarnarse.

Durante años se ha creído que la persona que ha tenido una vida aceptable moralmente
muere para reencarnar en un nuevo cuerpo humano con mayor sabiduría y virtudes que en la
de su vida anterior. Sin embargo, aquellos que hayan vivido una vida desordenada y sin
respeto a los valores morales de su religión corren el riesgo de reencarnar en una persona
lisiada, discapacitada, con alguna anormalidad física, mental, sentimental o sencillamente con
mala suerte.

La persona, en este último caso deberá reivindicar su vida en el nuevo cuerpo que tiene para
que cuando llegue el momento de su muerte y reencarnación pueda volver a la vida con
mayores virtudes.

Sin embargo existe la creencia que aquellas personas que hayan sido aún
peores en cuanto a su comportamiento y forma de vida, pueden acabar reencarnando en vidas
no humanas, por ejemplo animales de cualquier tipo, o cualquier otro ser vivo. No obstante
existe un estado llamado Nirvana, que es el estado máximo en el cual la persona ha alcanzado
tal virtud que no necesita reencarnar más sino que pasa a una dimensión de eternidad y
descanso.

Según el hinduismo ¿qué son los chakras?

Ahora bien en el hinduismo existe una creencia de que el ser humano se encuentra compuesto
en su totalidad por 7 chakras. Pero, ¿qué son?

Los chakras son centros o puntos de energía del cuerpo los cuales no se pueden medir. Estos
están ubicados a lo largo del tronco y la cabeza de la persona. Originalmente eran 6 chakras
pero luego fue actualizado a 7. Cada uno de los chakras de las personas tiene un significado y
una consecuencia en el mundo material y tangible.

Los chakras se encuentran alineados de la siguiente manera: en la base de la columna
vertebral, entre los genitales y el ano se encuentra el primero llamado mula-adhará; junto al
ombligo se encuentra el siguiente denominado sua adhisthana;

luego se halla el maní-pura en el área estomacal; el siguiente es el an-ajata que se encuentra justo en el centro del pecho;

en la garganta se encuentra el quinto chakra llamado vi-shudha; el sexto se halla el agña-akhia
que está ubicado entre las cejas de la persona. Para el siglo XX se inventó un nuevo chakra
ubicado en la punta de la cabeza, el cual representa a Brahman, o el chakra máximo, llamado
el Shagasrara.

Para alinear los chakras de manera que haya armonía entre ellos y esto cause un bienestar
físico y mental (como ya se dijo, los chakras tienen consecuencia en el mundo real) se creó una
disciplina llamada Yoga que consiste en realizar ciertos tipos de movimientos y ejercicios
físicos que persiguen este fin. Esta disciplina se ha extendido en la actualidad alrededor de
todo el mundo.

Los chakras, sus colores y sus piedras preciosas representativas

Además de ser definidos como centros de energía, los chakras tienen implicaciones físicas e
incluso emocionales específicas, estos van desde chakras que tienen que ver directamente con
la empatía, la compasión, autoestima, etc.

Hasta los otros que van desde las estimulación sexual, el aparato digestivo, el logro de metas, los demás órganos vitales.

Sentidos como la audición, la vista, entre otros aspectos. Quiere decir entonces que estas energías abarcan todo un conjunto de factores que conforman el total físico, espiritual y emocional de una persona.

Los colores de cada uno de los chakras, comenzando por el que se encuentra en la parte baja
de la columna vertebral y luego de forma ascendente, son los siguientes:

Para el mula-adhará le corresponde el color rojo y su piedra preciosa es el rubí; para el
segundo chakra inmediato superior, el sua adhisthana, se le ha dado como color el naranja y su
piedra preciosa es el jaspe.

Al mani-pura le corresponde el amarillo y tiene como su piedra el topacio; el an-ajata tiene como color representativo el verde y su piedra es la esmeralda; el vishudha tiene como color el azul y su piedra preciosa representativa es el aguamarina; al agñaakhia se le ha dado el color índigo y como piedra preciosa la amatista; y por último el shagasrara tiene como color representativo el violeta y como su piedra preciosa el diamante.

Como puede notarse en casi todos los casos la piedra representativa del chakra
correspondiente, es una que tenga entre sus características físicas un color parecido al color
que tiene asignado dicho chakra, como es el caso del rubí, la esmeralda, la aguamarina etc.

En otros casos su característica física representa el nivel espiritual y de energía que tiene el chakra
como en el caso del séptimo, que a pesar de tener asignado un color violeta, la piedra preciosa
que lo representa es el diamante, el cual se sabe que hasta hoy es la piedra preciosa más
costosa, codiciada y una de las más difíciles de hallar y de extraer.

Puede verse entonces que las piedras preciosas no están siempre relacionadas con temas
como la belleza, el lujo o el costo; sino que también, para algunas culturas y religiones también
tienen una representación espiritual que para muchos hoy en día pueden considerarlo como el
aspecto más importante.

Los Chakras y sus piedras preciosas
Rate this post