Diamante tostado

Diamante tostado, Para nadie es un secreto que para bien o para mal, todas las cosas no convencionales, fuera de lo común, llaman la atención de las personas.

Se vuelve llamativo, incluso hasta interesante, pues esto de alguna u otra manera le da a ese algo, cierto grado de exclusividad, debido a su rareza. Pero… ¿Qué tanto aumenta el atractivo, si ese algo fuera de lo común es un diamante?

Los Diamantes tostado

Los Diamantes tostado

Los diamantes son piedras preciosas o gemas, que se forman en el interior del planeta,
específicamente en el manto terrestre a más de 150kilómetros de profundidad.

En este punto las temperaturas son excesivamente altas las cuales pueden ser de 600 Cº hasta los 3500 Cº,
sin hablar de la presión extrema que existe a esa profundidad, pues cabe destacar que todas las placas tectónicas de la Tierra, es decir, la corteza terrestre, tanto la oceánica como la granítica, reposan sobre una inmensa capa de magma y rocas llamada astenósfera en el manto superior y una capa sólida rica en minerales en el manto inferior compuesto principalmente por hierro, cilicio, magnesio y oxígeno.

Características

Esto quiere decir que su formación se remonta a tiempos en las que la tierra era una mar de lava fundida. Su característica principal es que posee una dureza incomparable, no hay material que iguale esta característica, de ahí su nombre que hace referencia a la eternidad, invencible, a algo imperecedero, al triunfo, y por supuesto a lo inquebrantablemente fuerte y su brillo único.

Su accesibilidad se encuentra limitada a procesos geológicos como el vulcanismo, que a través
de sus chimeneas y la expulsión de materiales acercan con ellos a los diamantes, que en ocasiones se encuentran escondidos en el interior de rocas ígneas, otros son arrastrados por factores exógenos como el viento o el agua que arrastran a estos hasta otras zonas, depósitos fluviales, etc, en los que pueden conseguirse a poca profundidad.

Otros pueden hallarse en rocas sedimentarias, formadas por la acumulación de material durante largos períodos de tiempo.

Extracción

En un principio muchos diamantes podían ser literalmente recogidos con la mano del suelo, o
de corrientes fluviales, en los cuales se usaba una especie de tamiz que servía para separar el
barro, las rocas y el agua del precioso material.

Pero esos métodos fueron cambiando con el paso de los años cuando por la colonización, la demanda y el valor de este hicieron que estas reservas superficiales fuesen bajando su productividad.

Actualmente el ser humano se ha visto en la necesidad de cavar más profundo en la superficie para encontrar la gema, y para ello se requiere la utilización de maquinaria especializada. La cadena de trabajo para la extracción de diamantes tiene varios pasos. En primer lugar los mineros y geólogos determinan dónde hay que excavar y se abre camino con explosivos, a menudo TNT.

En los espacios recién abiertos por las explosiones comienzan a trabajar los perforadores, luego unas máquinas subterráneas especiales retiran el terreno que se lleva el mineral hasta un búnker. Desde allí pasa a la superficie y se envía a la fábrica de enriquecimiento.

Posteriormente, los diamantes encontrados se envían al taller de La minúscula cantidad y la rareza de diamantes de este tipo, hace que sean codiciados por las personas y que por ende los precios por quilate varíen de acuerdo al color.

Esto es debido a que los diamantes de colores es un mundo aparte y muy valioso. Los diamantes raros y de
color a menudo presentan impurezas que forman su estructura simétrica.

Debido a éstas, los colores que ha absorbido quedan atrapados. El color del diamante raro puede deberse a una inclusión o a otras razones como una irradiación natural o un defecto vinculado al hidrógeno.

Uno de los diamantes de color más raros y más costoso es el famoso diamante azul. Este se ha relacionado a menudo con la realeza y mucho con la famosa película Titanic, en la cual la historia de la protagonista gira en parte alrededor de un diamante azul incrustado en un collar llamado Le coeur de la Mer o El Corazón del Mar.

El diamante azul pertenece a la élite de las piedras preciosas y es uno de los más extraños. Su color tan magnífico resulta de la presencia de impurezas en la piedra: borio, un metal trivalente. El diamante azul es excepcional porque absorbe todas las longitudes de onda de la luz, excepto la azul.

De hecho, es tan raro que su precio ha aumentado entre 20 y 30% en los últimos dos años, debido a su demanda. El precio del quilate de un diamante Fancy Intense Azul puede superar los 350.000 dólares americanos.

En 1998, sólo un 0.3% del total de los diamantes de color certificados oficialmente por la G.I.A. son azules El rango normal de colores en los diamantes El GIA (Instituto Gemológico Americano) desarrolló en la década de 1950 una escala de gradación para los diamantes en el rango normal de colores. Esta escala abarca desde el D (totalmente incoloro) hasta el Z, de color amarillo o marrón claro. Los diamantes marrones más oscuros que K se gradan usando dicha letra y una frase descriptiva.

Los diamantes entre K y M se gradan según las frases Marrón muy débil, los N a R como marrón muy claro y los S a Z como marrón claro.

Un diamante S se denomina marrón S-claro. Los diamantes más allá de la Z caen dentro de los colores de fantasía.

El Diamante Tostado

 El Diamante Tostado

Ahora bien, El diamante tostado, es un tipo de diamante muy extraño y raro, presentando un
color levemente castaño y debe su matiz a la presencia de nitrógeno, y también a la del
hidrógeno. De ellos se habla a menudo de los diamantes color cognac, chocolate o champagne.

Estos diamantes de tonos cálidos se originan en la Costa de Marfil en África Occidental, en
Angola (África) y en Australia. Es un diamante muy demandado ahora en joyería, por lo que el
precio del quilate supera ya los 3.500 dólares americanos lo cual lo convierte en uno de los
diamantes más costosos y exclusivos de hoy.

En conclusión, se puede decir que la era de los diamantes no va a acabarse, por lo menos por
ahora, la atracción que ejercen estas gemas sobre las personas es insuperable y no es
comparable a otra joya, aunque el oro es un metal precioso, que sin duda es mucho más
comercial y que en algunos casos se usa para la realización de transacciones mercantiles y
comerciales, adornos de la realeza y como joyas personales, el diamante es y será siempre
algo aparte, exclusivo, y que no podrá ser reemplazado en valor ni importancia por ningún otro
material.

Si bien es cierto que este lujo solo podrán gozarlos los que tengan la suficiente
cantidad de dinero como para adquirir un diamante y más aún uno de color, lo cierto que
tanto a los millonarios como los menos favorecidos seguirán gustando de admirar con
fascinación a las lagrimas de los dioses, la reliquia del planeta y de la joya más brillante y
encantadora que ha podido existir en el Planeta Tierra.

Definitivamente, no cabe duda que el
mundo de los diamantes no solo es cristalino…sino que también fascinante y tiene color.

Diamante tostado
5 (100%) 1 vote