Diamante Cullinan II

Diamante Cullinan II, El diamante “Cullinan II”, o también conocido como la “Segunda Estrella de África”, es un brillante diamante de corte en forma de cojín con 66 ángulos que pesa 317,4 quilates (63,48 g) aproximadamente, se ubica al frente de la corona imperial del estado de Gran Bretaña, justo debajo del rubí del Príncipe Negro, junto con el zafiro de St. Edwards y el zafiro de Stuart.

Diamante Cullinan II

Diamante Cullinan II

Sus medidas son de 4.54 cm x 4.08 cm x 2.42 cm. El diamante tiene una serie de pequeños defectos, arañazos en la traza de la base y un pequeño chip en la pretina. Al igual que el diamante Cullinan I, se mantiene fijado en su lugar por un recinto de oro amarillo, que se atornilla a la corona.

Descubrimiento y Posterior Movilización a Gran Bretaña.

El 26 de enero de 1905, el superintendente de minas Frederick Wells realizó un hallazgo inusual en Gauteng, Sudáfrica, durante una de sus rondas diarias, originalmente creyendo que se trataba sólo de un fragmento de vidrio incrustado en la pared de la mina como parte de una broma.

Después se sorprendió al descubrir que en realidad era un diamante. A solo 9 metros de la superficie se hallaba el gran diamante de color azul y blanco, el cuál extrajo con una navaja de bolsillo y se lo llevó su oficina en la mina para que lo pesaran e inspeccionaran con cautela.

Con un peso sorprendente, la piedra sin cortar inclinó la balanza a 3,106 quilates (621,35 g), por lo que es el diamante más grande que se haya encontrado hasta ahora. Fue nombrado Cullinan en honor de Sir Thomas Cullinan, el dueño de la mina de diamantes en la que se encontró el mismo.

Sus dimensiones eran 3 7/8 pulgadas de largo, 2 ¼ pulgadas de ancho y 2 5/8 pulgadas de alto.

En el momento en que se encontró, el diamante Cullinan era dos veces el tamaño de cualquier diamante descubierto previamente. Su peso original se determinó en 3,106.75 quilates. El Cullinan I de 530,4 quilates sería el diamante pulido más grande de cualquier color hasta el descubrimiento en 1985 del Diamante Jubilar Dorado de 545,67 quilates, que vino de la misma mina.

Para comprender la escala del Cullinan sin cortar, se toma en consideración el  Cullinan es Cullinan II o la Segunda Estrella de África, con 317,4 quilates, es el cuarto más grande de todos los diamantes pulidos del mundo.

Más tarde, el diamante fue enviado a Inglaterra, donde se lo confiaría al asesor comercial en Londres, Segismundo Neumann.

Debido al valor del diamante de Cullinan, los detectives de Londres fueron colocados en un barco de vapor del que se rumoreaba que lo transportaba, y un paquete fue asegurado ceremoniosamente en la caja fuerte del Capitán.

Esto, sin embargo, fue una táctica de distracción y la piedra en el barco de vapor era falsa. El diamante real de Cullinan fue confiado al servicio postal y enviado a Londres en una caja básica. Mientras el paquete estaba registrado, se envió a través de una publicación de paquete simple.

Ubicación.

La segunda más grande de las gemas, también conocida como la Estrella Menor de África, se encuentra principalmente en el frente de la Corona Imperial del Estado, uno de los tesoros más emblemáticos de la monarquía británica.

La realeza británica hizo cortar el Diamante Cullinan en 9 diamantes grandes y 96 diamantes pequeños, incluido el Cullinan I (también llamado la Gran Estrella de África que está en el llamado “Cetro del Soberano”), y el Cullinan II, ubicado en el frente de la banda de la Corona del Estado Imperial.

El diamante de Cullinan fue presentado al rey Eduardo VII en su cumpleaños, en presencia de varios invitados, entre ellos la Reina de España y la Reina de Noruega.

Lord Elgin, secretario de estado en ese momento, anunció que el rey aceptó el regalo invaluable “para mí y mis sucesores”. El rey prometió que “este gran y único diamante se guardará y conservará entre las joyas históricas que forman las reliquias de la corona”.

Poco después, el tamaño del Diamante Cullinan cambió para siempre. Fue cortado en tres segmentos por Asscher Brothers de Amsterdam, y finalmente se dividió en nueve piedras grandes y 96 fragmentos más pequeños.

Al final de la ceremonia de coronación, el rey o la reina intercambian la Corona del Estado Imperial por la Corona de San Eduardo. La Corona Imperial del Estado también se utiliza en ocasiones formales, como la apertura estatal anual del Parlamento.

Esta corona fue hecha para la coronación del rey Jorge VI, padre de la reina Isabel II, en 1937, por Garrard & Company. Está estrechamente basado en una corona diseñada para la reina Victoria en 1838 por los joyeros de la corona de la época, Rundell, Bridge & Rundell.

Un increíble 2868 diamantes adornan la corona, pero el Cullinan II es, sin duda alguna, la atracción principal; sentado con orgullo al frente de la banda de la corona. Con forma de almohadón y un peso de 317,4 quilates, el diamante es un espectáculo glorioso para la vista.

Otro objeto popular de las Joyas de la Corona, la Corona de la Reina María, alguna vez albergó el Cullinan III en forma de pera. Ahora ha sido reemplazado con una réplica de cristal de roca dentro del orbe en el pináculo de la corona, con la piedra preciosa ahora formando un broche junto con Cullinan IV.

Dicha gema la cuál es la cuarta más grande de las gemas preciosas, era originalmente una de las partes integrales de la Coronación Corona de la reina Mary; ubicada en el frente del anillo de coronas. También ha sido reemplazado por una hermosa réplica e incorporado en el broche que la reina, desde que heredó en 1953, ha usado con frecuencia durante todo su reinado.

La Reina también se puede ver a menudo luciendo el precioso Cullinan V dentro de un broche.

El diamante en forma de corazón está montado en una fina tela de platino radiante con un borde en pavé de exquisitos diamantes pequeños. Fue portado con reiteración por la Reina María durante su reinado, habiendo sido creada como el elemento central desmontable diseñado para el tribunal de Delhi en 1911.

Otra agrupación de los nueve diamantes Cullinan presenta tanto VI como VIII, con un peso de 11.5 y 6.8 quilates, respectivamente, que también se combinan para formar un elegante broche.

El diamante Cullinan VI, fue heredado por la reina Mary posteriormente a la muerte de su antecesora la reina Alexandra en 1925, y aledaño al Cullinan VIII, fue montado de manera tal que éste también podría formar parte del tribunal de Delhi.

Otro elemento atractivo de la joyería de la reina Mary para el tribunal de Delhi era un collar de diamantes y esmeraldas que presentaba el diamante Cullinan VII, una joya en forma de marquesa que cuelga delicadamente del collar de esmeraldas verdes.

También se incorporaron en la pieza nueve de las esmeraldas de Cambridge que pertenecieron por primera vez a la abuela de la reina Mary, la duquesa de Cambridge.

Por otra parte, la novena y la más pequeña de las afamadas joyas de Cullinan, aún se ve lo suficientemente portentosa en su ubicación actual, incrustada en un anillo de platino diseñado especialmente para la reina Mary en 1911.

El diamante en forma de pera pesa 4.4 quilates métricos y demuestra perfectamente el increíble nivel de detalle que el Asscher Los hermanos pudieron lograr con el equipo bastante rudimentario que emplearon para seccionar el Cullinan hace más de un siglo atrás.

Valor.

El valor del diamante Cullinan es inmenso debido a su singularidad. Sin embargo, pueden hallarse algunos datos sobre su valor estimado y su valor histórico.

Poco después de su hallazgo, se vendió al gobierno de Transvaal por $150,000 libras.

En 1907, cuando el diamante fue enviado a Inglaterra, estaba asegurado por $1.250.000, que se convertiría a alrededor de $ 123,000,000 en la actualidad.

La pieza más grande del Diamante Cullinan, la Gran Estrella de África se evalúa en alrededor de $ 400,000,000 de libras. Aunque esto es sólo una estimación, ya que no lo es presumiblemente, tampoco estará en venta en el futuro ya que es parte de las Joyas de la corona del Reino Unido, por lo que es ciertamente, una reliquia.

Recomendaciones.

Sea como fuere, los diamantes que fueron resultado después del corte del gran Cullinan, pasaron a formar parte de las joyas más preciadas de la Corona Británica. El más grande de ellos, el Cullinan I (o gran estrella de África), con 530 quilates, forma parte de El Cetro de la Cruz  y el Cullinan II (o la estrella menor de África-), con 317 quilates, ahora forma parte de la Corona del Imperio Británico.

Todos ellos pueden ser admirados, sí se desea, dentro de la Torre de Londres, lugar donde se encuentra las preciadas Joyas de la Corona, símbolo de la potencia económica que fue y que aún es la Gran Bretaña.

Diamante Cullinan II
5 (100%) 1 vote