Cuidado de las piedras preciosas

Para mantener las gemas tan vibrantes y valiosas como el primer día de compra, es importante tener en cuenta algunas reglas básicas y seguir algunas técnicas de limpieza específicas:

Cuidado de las piedras preciosas

Cuidado de las piedras preciosas

Dado que las piedras preciosas varían en dureza, el almacenamiento de una al lado de la otra puede provocar arañazos y reducir el pulido. Mantener las joyas por separado, envueltas en tela, seda o terciopelo es una tarea fácil que asegurará la preservación del lustre y evitará daños.

La temperatura a la que se almacenan las piedras preciosas debe ser constante. Las fluctuaciones extremas de temperatura pueden hacer que las piedras preciosas se fracturen.

Además, la exposición prolongada a la luz solar fuerte puede hacer que algunas piedras preciosas coloreadas se desvanezcan o decoloren. Por lo tanto, algunas joyas deben ser almacenadas fuera de la luz solar directa.

Compruebe que no haya piedras preciosas sueltas antes de usar las joyas y quítelas siempre que realice actividades agotadoras.

Restringir collares de perlas o cuentas por lo menos cada dos años (o cada año si los usa con frecuencia). Esto evitará la pérdida de piedras preciosas.

No use sus joyas si hay riesgo de exposición a productos químicos. Por ejemplo, no use sus joyas mientras limpia o durante actividades como nadar o ducharse.

El cloro puede dañar las piedras preciosas y el residuo de jabón deja las joyas con un aspecto opaco. Además, los productos químicos en cosméticos, laca para el cabello y perfume pueden dañar las gemas, por lo que los collares o colgantes deben colocarse en último lugar al vestirse y quitarse primero al desvestirse, como medida de precaución.

Cuidado de las piedras preciosas
5 (100%) 1 vote