Las piedras como amuletos de protección

Las piedras como amuletos de protección, principalmente por el miedo a lo desconocido, por la creencia de energías metafísicas que se mueven alrededor,

por la aplicación de diversas filosofías asiáticas de el ultimo milenio, las personas han desarrollado casi una necesidad de complementar de alguna manera su suerte y su protección, usando ciertos materiales que según alguna creencia, puede mejorar o dar mayor accesibilidad a estos factores invisibles, que dejándolos meramente al azar.

Las piedras como amuletos de protección

Los más utilizados, en este caso, y de lo que hablaremos ahora, es del uso de las piedras preciosas como amuletos de protección.

Los amuletos

Los amuletos parten en sí de la creencia supersticiosa de objetos a los que se les atribuyen poderes sobrenaturales o metafísicos a quien los porta consigo.

La creencia en amuletos es tan antigua como la vida misma, ya que existen antecedentes de que incluso, algunos eslabones evolutivos del hombre portaban algún tipo de amuleto primitivo para atraer la caza o la lluvia, y que incluso, hasta el mismo fuego, era considerado como una especie de amuleto o entidad con poderes de protección, entre otros, ya que a través de él, aprendieron también a calentarse y a cocinar su comida.

A partir de entonces la creencia en objetos con poderes se ha extendido a lo largo de la era moderna y en casi todas las culturas existentes del planeta. Desde las más antiguas como los chinos, judíos o egipcios; tienen en su haber, una galería inmensa de artículos que alguna vez fueron utilizados como una especie de talismanes con algún fin o propósito en específico.

Los amuletos en la antigüedad

En la antigua Grecia, y en su mitología, se pueden hallar varios tipos de amuletos o talismanes que ayudaban a quienes los poseían, dando incluso, habilidades sin las cuales no hubiesen alcanzado su propósito.

Por ejemplo, el ojo de las tres ancianas de la historia de Perseo, cuando sale en búsqueda de la cueva en la que habitaba Medusa; era un amuleto que estas poseían que les otorgaba la visión, ya que estas habían nacido sin ojos, por lo cual, compartían aquel objeto con el fin de tener por momentos un momento de visión.

La cabeza misma de Medusa, era considerada un amuleto poderoso, ya que esta tenía la capacidad de convertir en piedra a todo aquel que atravesara su mirada con la del monstruo, por esa razón,

no solo Perseo había salido en su captura, si bien, este lo hacía con el fin de salvar a su madre, el resto de los soldados petrificados que se hallaban en la guarida, correspondía a personajes que se habían aventurado a cazarla con el fin de obtener el poder de su mirada cortando su cabeza, es decir, usarlo como un amuleto.

En Egipto antiguo, por ejemplo, existía un amuleto muy utilizado, que no solo lo portaban la plebe africana, sino que hasta el mismo Faraón se aseguraba de tener el suyo personal.

El Ojo de Horus, está representado en infinidades de jeroglíficos antiguos, es la representación de un ojo estilizado, con una especie de línea curva que se extiende desde el borde externo del párpado inferior.

En las tumbas antiguas, las grandes y pequeñas pirámides, en el Valle de los Reyes, en los obeliscos y esfinges de la zona se puede encontrar por lo menos una vez, el dibujo de este símbolo.

Por alguna razón este poseía una gran importancia en contextos funerarios y de la otra vida. También se hacían tallados en piedra para que pudiese ser portado de manera personal, y hoy en día se cree que es un poderoso amuleto de protección y de sanidad contra enfermedades.

Los amuletos en nuestra era y el uso de las piedras como talismanes

En América, por supuesto, no podía faltar esta tradición antigua, en el caso del gran imperio azteca, estos también fabricaban distintos tipos de amuletos para diferentes usos.

Por ejemplo, para esta cultura, la muerte tenía un significado bastante solemne, creían en la reencarnación de aquellos que hubiesen tenido una vida de honor y valentía, como por ejemplo los soldados que morían en batalla, o las madres que expiraban durante el proceso de dar a luz.

Por esta razón, a estas personas se les adornaban sus cuerpos con diferentes tipos de amuletos que le servirían en la otra vida, y uno de ellos era colocar piedras de pedernal sobre el cuerpo del fallecido, con el fin de ahuyentar a los espíritus malignos.

Por otra parte, para que también los vivos pudiesen protegerse del mal, los aztecas fabricaban lo que se conoce como máscaras de la muerte. Estos amuletos se fabricaban a partir de cráneos de parientes fallecidos, antepasados;

los cuales cubrían con una especie de mosaico y adornaban con piedras preciosas como ópalos, jade, esmeraldas, entre otras piedras preciosas.

Se fabricaban también estatuillas de dioses en madera o piedra, adornados algunos también con piedras preciosas con el fin de espantar el mal y de esta manera estar protegidos.

Uno de los amuletos más famosos y utilizados en todo el mundo, es el llamado Ojo Turco, un amuleto que, según las creencias, sirve para combatir el mal de ojo, un dogma que cree que una persona es capaz de transmitir algún tipo de mal a una persona u objeto a través de su mirada, es decir, de sus ojos;

creencia con la que hoy en día, casi todo el mundo concuerda. Los orígenes de este amuleto se remontan a los tiempos de la Anatolia nórdica, en el que se cree sus habitantes tenían el poder de combatir el mal de ojo con sus ojos profundamente azules, por lo cual hoy, en la ahora Turquía, es casi ley cultural tener uno de estos de color azul.

Aunque suelen hacerse de cristal, algunos joyeros suelen fabricarlo como una especie de pendiente en oro y piedras preciosas, en los cuales, para hacer la pupila utilizan cualquier tipo de piedra preciosa con color azul, para garantizar la efectiva protección del amuleto en cuestión. Y aunque es cierto que hoy suelen conseguirse en otros colores, en su origen, este corresponde a un amuleto únicamente de color azul.

Las piedras preciosas como amuletos

El mundo de las piedras preciosas, es vastamente variado en cuanto a los significados y poderes que les han atribuido a lo largo del tiempo.

La filosofía del Feng-shui y el yoga  son los que más han aportado en cuanto a estas creencias. Por ejemplo, el cuarzo es una de las piedras más abundantes en todo el planeta, y es relativamente sencilla de hallar. A esta particular roca se le han atribuido poderes de protección contra malas energías que pueden dañar tu día a día o incluso enfermarte.

Otra de las piedras más conocidas por sus poderes de protección es la amatista, una piedra que según su color, puede tener poderes curativos diferentes; sin embargo, todas ellas coinciden en el aspecto de la protección.

La amatista puede proteger al usuario contra malas energías y contra enfermedades de varias índoles, entre las que resaltan la prevención y curación del dolor de cabeza y otros dolores del cuerpo.

La esmeralda, es una piedra preciosa que protege a quien la porte, contra la mala suerte y contra las enfermedades cardíacas y respiratorias.

Además de esto, se dice que esta piedra no solo tiene poderes de protección, sino que al mismo tiempo provoca en la persona la capacidad de mejorar en otras áreas de su vida, como el autoestima, la esperanza, la concentración, entre otros beneficios.

El rubí, es una de las piedras más codiciadas en el mudo, y también una de las más costosas. Sin embargo, esta gema también es utilizada como una piedra amuleto, para la protección de la persona, en este caso contra la pobreza y la depresión.

De hecho se dice, que mientras más intenso sea su característico color rojo, este tendrá mayores efectos y posteriormente mejores resultados. Además, se usa como una piedra preciosa para controlar cualquier tipo de enfermedad relacionada con la sangre.

El zafiro, es una piedra que se usa como amuleto de formas tan versátiles, que van desde proteger a la persona del desánimo y la desesperanza;

hasta evitar que esta quede desempleada o pierda dinero. Por esta razón esta piedra es muy conocida en el área de los talismanes de protección, y por supuesto en cuanto a cualidades curativas.

El topacio, es una piedra preciosa que, según las personas creyentes, en su color amarillo es un poderoso talismán contra la envidia, el mal de ojo y las malas energías.

Estas características la hacen muy codiciable, más allá de su valor como gema, muchas personas se sienten atraídas hacia esta piedra con el fin de disfrutar de los poderes protectores que esta tiene para ofrecer a sus portadores.

De esta forma podría seguir la lista mencionando a muchas otras gemas, pero a este punto, está claro que su belleza de alguna manera no solamente ha inspirado admiración y codicia en el aspecto financiero o lujoso, sino que estas están envueltas en un misterio brilloso, sobre el cual reposa la superstición la creencia y el misterio de millones de personas a nivel mundial, algo que seguramente, no va a cambiar por ahora.

Las piedras como amuletos de protección
Rate this post